Portada del sitio > Mensual > 2021 > 2021/10 > Cuando la tecnología digital destruye el planeta

‘Selfies’, correos electrónicos, vídeos en ‘streaming’…

Cuando la tecnología digital destruye el planeta

Durante años, triunfó la idea de una industria digital limpia en tanto “inmaterial”. Frente a los gigantes del petróleo y el automóvil, Silicon Valley parecía el aliado natural de las políticas de lucha contra el cambio climático. Ese espejismo se desvanece. Una investigación realizada en varios continentes revela el exorbitante coste medioambiental del sector de la alta tecnología.

por Guillaume Pitron, octubre de 2021
JPEG - 142.7 KB
OTOBONG NKANGA. – “Whose Crisis Is This ?” (¿A quién pertenece esta crisis?), 2013

Desarrolladores de Silicon Valley y fabricantes de semirremolques, la Comisión Europea y McKinsey, los señores Joseph Biden y Xi Jinping, los liberales británicos y los Verdes alemanes: ante la emergencia climática, se ha formado una Santa Alianza global en torno a una convicción. La de un gran vuelco hacia un mundo en línea por el bien del planeta. “Tanto es así que cada vez está más aceptada la idea de que no será posible controlar el cambio climático sin recurrir masivamente a la tecnología digital”, subraya la asociación The Shift Project, que no comparte dicha opinión. Un nuevo evangelio promueve la salvación mediante ciudades “inteligentes” repletas de sensores y vehículos eléctricos autónomos. Esta creencia puede contar con eficaces apóstoles. Como la Global e-Sustainability (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.

NECESITAMOS TU APOYO

La prensa libre e independiente está amenazada, es importante para la sociedad garantizar su permanencia y la difusión de sus ideas.

Cartografía

El smartphone, un devorador de materias primas

Miniatura del mapa

Artículo anterior

El imperio no cede

Artículo siguiente

Las dos caras de la yihad