Portada del sitio > Mensual > 2009 > 2009/01 > La rebelión de Grecia

Una chispa que puede incendiar Europa

La rebelión de Grecia

Después del asesinato en Atenas del joven de 15 años, Alexis Grigoropulos, por un policía, el 6 de diciembre último, estudiantes de secundaria y universitarios, al grito de “¡Estado asesino!”, invadieron las calles de varias ciudades de Grecia. Estas manifestaciones espontáneas, coordinadas mediante teléfonos móviles, mensajes de texto o correos electrónicos, dieron lugar, durante varios días, a una explosión de rabia inusitada y a violentos encontronazos con las fuerzas del orden. Mientras se tambaleaba el gabinete de Kostas Karamanlis, los demás Gobiernos europeos temían que el desorden se extendiera a sus propias sociedades.

por Valia Kaimaki, enero de 2009

“Amigo, bienvenido al campo de las luchas sociales. A partir de ahora debes protegerte a ti mismo y también debes proteger tus luchas”. Esto es lo que respondió el decano de la vida política griega, el octogenario Leónidas Kyrkos, personaje clave de la izquierda, a la pregunta “¿Qué le diría usted a los jóvenes que se amotinan?”.

Esta rebelión tiene como origen múltiples factores, entre los cuales la represión policial es sólo la más inmediata; de hecho, Alexis no fue la primera víctima, aunque sí la más joven. El terreno fértil que ha favorecido el amotinamiento es, claro, la crisis económica que golpea duramente a Grecia incluso antes de que la tormenta mundial hiciera sentir sus efectos en octubre y noviembre pasados. A eso se suma una crisis política profunda, a la vez sistémica y moral que, provocada por la ausencia de transparencia en la acción de los partidos y de (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.

NECESITAMOS TU APOYO

La prensa libre e independiente está amenazada, es importante para la sociedad garantizar su permanencia y la difusión de sus ideas.